Stairway to Java

El blog de gamers que no juegan.

Umbrella Corps. Hay alguien ahí?

Posted on Agosto 9, 2017  in Análisis, PECE, PS4

Umbrella Corps es lo que pasa cuando Capcom coge un motor de esos gratis que hay por ahí, hace lo que está de moda en ese momento añadiendo una franquicia suya y luego se sienta a mirar.

Capcom a veces tiene estos ramalazos de compañía valiente y hace experimentos así. Es la valentía del ruso que salta de un quinto piso sobre la nieve y lo cuelga en youtube. Hay un “me da igual todo” implícito en la Capcom de estos últimos años. Casi podría uno ir hasta sus oficinas y sentir que al acercar el oído a la pared sólo habrían risas y “no tienes huevos de…”.

Por ejemplo podríamos hacer coñas sobre el experimento “Resident Evil 6” un rato, de cuando pensaron “y si en vez de que 40 tíos lo hagan en 40 meses ponemos a 400 tíos para que lo hagan en 4?” (NdR: datos inventados). Podríamos llamar también experimento, porqué no, a lo de sacar un Street Fighter muy currado pero añadir el modo arcade y el resto de luchadores después. O a coger una saga consagrada y cambiarla desde la base, como en Resident Evil 7. No todos los rusos se matan, deben pensar en Osaka, el que sobrevive adquiere el status de “puto amo”. Además Osaka es conocido terreno de yakuzas, así que esta tendencia autodestructiva les debe salir de dentro. Todo encaja.

Así, Capcom busca el status de “puto amo” con sus juegos pero se olvida de que de héroes está lleno el cementerio. Esto es un poco lo que pasa con Umbrella Corps, juego que podríamos decir que ya nació sin alma.  

Este juego salió en 2016, como en verano o así (hacía calor), y un año después ha estado por unos días en un Humble “toma backlog a paladas” Bundle para PC. El día que salió, el bundle, no el juego, fue lo primero que descargué para probar. Lo hacía por las risas y para ver cómo era de malo, no voy a engañar a nadie. Es como cuando encuentras algo caducado en la nevera y lo pruebas antes de ver si se tira o no. De vez en cuando tienes suerte y puedes comerte ese yogur viejo que no recordabas que tenías. Otras veces acabas escupiendo cosas en la pica. Hacer estas cosas es divertido y entiendo que a Capcom le guste hacer estas bizarradas. Pero el juego es de esos que al principio parece que está bueno hasta que acabas escupiendo en la pica.

 

Es un juego pensado para jugar online, con más gente en un modo de misiones o contra más gente en equipos de 4vs4 o así, creo. Ni lo recuerdo. El tema es que la noche del bundle y las dos siguientes, a eso de las 10 de la noche hora europea, no había nadie en ninguno de los lobbys del juego este. Bueno, sí, estaba yo. Fueron 3 noches de alternar lobbys, de mirar youtube en el portátil y de jugar a cosas en la Nintendo mientras tenía el pc delante. Al final acabé jugando una especie de modo campaña para un jugador que tenía la pinta de haber sido añadida después del lanzamiento. Poniendo ese modo se entiende porqué no hay nadie.

Es posible que estemos ante los zombies más tristes que puedan verse en un videojuego actual. Unos zombies de manual, de los que arrastran los pies y dicen “uuuh”, pero unos zombies decadentes, lentos, oprimidos, sin hambre. Ni siquiera agresivos. A nivel jugable estamos hablando de mover el ratón al mismo ritmo que se mueve si juegas a Day of the Tentacle. Umbrella Corps tiene, en ese sentido, más de point-and-click que las aventuras gráficas del Tim Schaffer (NdR: esto lo digo sin haber jugado a una sola, pero me cae mal el Tim ese). Os va a sonar gracioso pero en alguna pantalla hay perros y juro por Sonic que encontré a uno durmiendo. 

 

Me consta, porque me he informado bien, que muchos de los zombis contratados para Umbrella Corps llevan en esto desde el primer House of the Dead. Son zombis demasiado viejos para trabajar en un triple A y demasiado jóvenes aún para poder jubilarse. De hecho es sabido que hubo una demanda colectiva contra Capcom estas navidades pasadas llevada a cabo por uno de los sindicatos de no muertos de mayor presencia en Japón, los HNT (Haiiro No Te, traducido al castellano es algo así como Manos Grises), por un tema de supuestos impagos en los sueldos durante el periodo de desarrollo de dicho juego. Ésta atmósfera se respira contínuamente en este juego. Es un juego en el que ganes o pierdas no transmite nada, ni siquiera la frustración de la derrota esta presente. 

 

Además hay decisiones de diseño tan originales como absurdas, como que mates a un zombi y de su cadáver en el suelo salga otro zombi de vez en cuando, convirtiéndose el cadáver en un punto de respawn loco. Este punto además queda marcado en el mapa como si tuviera algún tipo de importancia.

 

Los pocos mapas que vi (1) en este modo campaña en realidad fueron mapas cerrados de 3 habitaciones, 2 lavabos y un salón comedor de unos 100 metros cuadrados. Sin ventanas ni manera humana de salir de ahí. Con una interfaz que en todo momento te grita cosas de una manera enfermiza, casi tan cargante como la que usaron en The Division. The Division son palabras mayores en este tema.

 

Sólo uno de los días que he jugado he coincidido con gente. Una noche bastante posterior a lo que yo pensaba que igual sería el resurgir del juego entré en un lobby y encontré a una persona. Como no contestaba (le había preguntado cuánto tiempo llevaba) y no tenía nada mejor que hacer dejé el lobby en marcha y me puse a hacer otras cosas. Al cabo de 15 minutos había suficientes para empezar una partida, así que éramos 6 y pudimos hacer un mapa a 3vs3 con objetivos varios, zombis del RE5 y perros por ahí sueltos. Fue una pena porque con más gente resultó hasta divertido, aunque se evidenciaba más aún que los zombis eran parte del mobiliario y poco más. Al acabar la partida todo el mundo se fue del lobby y me volví a quedar solo. Estuve esperando otros 20 minutos y no volvió a pasar. Fue algo tan efímero que al día siguiente ya sentía nostalgia.  

 

Pero no todo iban a ser cosas malas. Los gráficos son decentes y lucen bastante bien. Aquí Unity muestra su músculo, imagino. Tampoco entiendo un pijo de motores gráficos pero quedaba bien citar a Unity. La otra opción era citar a Dark Souls pero no he encontrado como. También se deja jugar bastante bien, el llamado gamefeel no es para nada malo y enseguida juegas como si lo hubieras hecho toda la vida. Seguramente es porque ya has jugado a eso mil veces, pero la ejecución no tiene apenas ninguna fisura. Si me pongo puntilloso diría que la idea de que sea en tercera persona pero pase a primera al hacer zoom es algo extraña, lenta y poco ágil. Es un poco como el plato combinado que te comes en una playa, son patatas, huevo y bistec, no tiene ningún secreto pero está bueno, aunque en realidad estás ahí por la playa. Y esto es lo que le falta al juego, un alma, un objetivo, algo de riesgo-recompensa, algo que puedas recordar después incluso de desinstalarlo. Y jugadores, claro. 

 

En resumen, Capcom sacó este juego el año en el que una de las entregas hacía años como para celebrarlo, y en vez de un regalo para los fans ha sido como la típica Brummel que te regala la abuela o el pijama que te regalan los padres. Es algo que si lo piensas sabías que pasaría pero que hasta que no abres el paquete esperas “algo más”. Un estudio pequeño puede sacar algo así y sentir que ha hecho su trabajo, pero a Capcom se le debe exigir más que otro fps con zombis. 

 

Nota: 3

, , , ,

3 Comentarios absurdos en “Umbrella Corps. Hay alguien ahí?”

Deja un comentario