The Legend of Zelda Breath of the Wild.

Me sucede algo curioso con la gran aventura de Link, el héroe que despertó de su letargo de mil años, para salvar a Hyrule. Cuando pienso en las 60 horas que jugué, las recuerdo con mucho cariño, inventiva… y pereza.

Pensar en ponerme de nuevo con él (y me queda mucho por hacer, más el 50% de misiones secundarias, santuarios, semillas Kolog, etc.), es como si me pidieran observar cómo crece la grama fuera de mi casa.

No malinterpreten lo que digo, Breath of the Wild es uno de los mejores juegos que ha pasado por mis manos, con tantas ideas, que rara vez se juntarán en otro juego. En promedio, cada 5 horas el juego te muestra algo muy grande que te hace cambiar la perspectiva de lo que creías saber, con muchos detalles y secretos de por medio que a cualquiera le acelera el corazón.

 

 

Hyrule es un lugar vivo, con su flora y su fauna única, con habitantes que van desde pueblerinos promedios, hasta divas que se volverían locas existiendo instagram. Su fauna es variada, y si bien es importante asesinarla sangrientamente para sobrevivir en base a sus huesos y pedazos de carne, el vegetariano promedio se dará cuenta que puede pasar de ello y alimentarse de hierbas, flores y hongos. ¡El juego piensa en todos!

Los enemigos, quizá el punto flaco del juego junto al combate, no son tan variados, usando el viejo truco de cambiar de color para mostrar a sus familiares más fuertes, y los bosses (más allá de los poquísimos de la historia principal) además de pocos y anecdóticos, siguen el patrón del color para mostrar su grado de dureza.

Ahora vamos con el combate. Link es un inútil que no conoce más de un par de movimientos por arma, llegando al ridículo de usar la misma animación cuando blande espadones y martillos. La cantidad de armas es generosa, esto unido a la durabilidad de ellas, mecánica que no estorba, pero que se le ven las costuras cuando el pequeño gran Hyliano golpea y golpea siempre igual. Si bien pueden conseguirse maneras vistosas de afrontar la acción, el combate directo no deja de ser simple y soso.

 

Una de las novedades de BotW es la tabla Sheika, en reemplazo a los objetos que se conseguían en anteriores juegos. El funcionamiento de la tabla es sencillo de aprender, pero costará su tiempo dominar y conocer todos sus usos. Con cuatro habilidades principales, nos permite levantar pilares de hielo, congelar objetos, magnetizar y mover metales y lanzar bombas. La experimentación con cada uno de ellos es de las cosas más satisfactorias que da el juego, sin embargo, su uso fuera de los templos queda relegado a muy pocas cosas, curiosas eso sí, pero se siente como si no quisieran dejar puzzle mientras recorremos los paisajes del exterior.

 

 

Algo que está pensado un tanto mejor son los templos, el problema es que parecen de un juego distinto a lo que se ve en el salvaje mundo exterior. Estos templos, escondidos por todo Hyrule, ofrecen retos de distinta dificultad, en donde, ahora sí, es necesario sacar el mayor partido a las habilidades de la tabla Sheika. Algunos templos pueden ser completados en cinco minutos, otros te dejarán pensando en qué hacer durante horas después de apagar la consola, frustrado por tu idiotez. Un juego de Zelda que sea solo templos y nada más, se vería mejor que un musou.

De último, lo mejor del juego: la exploración. Descubrir un nuevo bioma, visitar pueblos escondidos, escuchar las canciones de los que allí habitan, escalar las montañas más altas, lanzarse luego con la paravela (que no detallé por suponer que todos la conocen, pero es una tela que permite a Link planear tanto como su energía le permita) y llegar a un gran puente para cruzar montado en tu caballo, mientras el sol se oculta y las criaturas de la noche comienzan a emerger. Eso es lo que ofrece Breath of the Wild, lo que lo hace especial, y lo que nunca cansará.

Yo no pienso volver después de mis sesenta horas, que son unas cincuenta y nueve más de lo que aguanto un sandbox, pero quizá tú, lector, rebases incluso las doscientas.

 

Deja un comentario

4 Comentarios en "The Legend of Zelda Breath of the Wild."

  Subscribe  
Notificación de:
Petete
Admin

Primero fuimos los gamers que no juegan, ahora hacemos artículos que son análisis. ¿Hay algún limite que no podamos alcanzar?

Geno
Admin

No me gustan los Zeldas. Ala, ya lo he dicho.

Petete
Admin

Para el ocarina hay mods.

Latest Comments

  • Minifrost
    En Shadowrun Returns Deluxe gratis en la Humble Store por tiempo limitado
    minifrost dice:
    habiendo varios latinos entre el staff me sorprende que sea noticia que un juego de PC este gratis x...
  • Geno
    En Xenonauts 2 tiene Kickstarter y demo
    geno dice:
    Pues no uses el Galaxy, que no pasa nada....
  • Geno
    En Por fin, el crossplay entre One y Switch llega a Minecraft
    geno dice:
    Qué torrido es esto. He tenido que buscar el logo a ver si era YouTube o PornHub...
  • Petete
    En Shadowrun Returns Deluxe gratis en la Humble Store por tiempo limitado
    Petete dice:
    Creo que este es el quinto shadowrun que me llevo gratis pa la buchaca....
  • Petete
    En La gente se flipa con el tamaño del escenario de AC: Odyssey
    Petete dice:
    Pero en el real no puedes hacer ni las cosas más básicas, como matar. Incluso en USA eligen entorn...
Yes No