Stairway to Java

El blog de gamers que no juegan.

Race the Sun, el viaje de nunca acabar.

Posted on Agosto 7, 2017  in Home, Neuras, PECE, PS4

 

En ocasiones seguimos metas que se ven distantes, y decaen a medida que avanzamos intentando alcanzarlas. Cuando observamos que casi desaparecen, buscamos inspiración y continuamos nuestra carrera intentando llegar a nuestro objetivo, pero no nos acercamos nunca, corremos y corremos pero nuestro final sigue igual de lejano, imposible de alcanzar.

Race the Sun es un juego que trata de eso, volar a toda velocidad intentando llegar al sol, distante en el horizonte, que se oculta a medida que avanzamos entre distintas regiones, cada una más post-apocalíptica que la anterior.

 

Controlamos una nave, sin piloto, cargada con energía solar, y debemos esquivar los obstáculos que se aproximan mientras recolectamos diamantes y power-ups que nos ayudarán a seguir nuestro camino hacía el Astro Rey, el cual baja poco a poco dejando todo a merced de las sombras, y como consecuencia a nuestra nave sin baterías para seguir el trayecto.

 

 

La particularidad del juego es su manera de presentarnos el mundo, integrado a los objetos de ayuda que podemos tomar en la vía.

Son tres: el Booster, una estrella de color amarillo que nos da un empujón de velocidad, haciendo que sea más difícil controlar el vehículo, pero retrasando el ocaso; también hay una especie de joya de color verde, que al agarrarla podemos usar cuando lo creamos conveniente, haciendo que la nave vuele durante unos segundos, permitiendo esquivar estructuras que se derrumban y que de otra manera sería casi seguro terminar estrellados en ellas; por último, el Escudo, de color morado, cuya función es crear un portal dimensional que nos transporta a un punto elevado del mapa si impactamos de frente contra algún obstáculo.

 

Dicho portal parece una modificación a otros dos tipos de portales que nos encontramos en nuestra aventura, uno de ellos nos hace avanzar automáticamente a la siguiente región, y otro nos lleva a otra dimensión, con un diseño distinto al convencional, como el de la siguiente imagen:

 

El juego bebe gráficamente de lo que podría ser el diseño minimalista de Fl0w (de That Game Company) y Cannalbalt. En su jugabilidad se notan las influencias de Star Fox (con todo y su Do Barrel Roll) y los primeros arcades de carrera 3D. Ligado a esto, en los primeros minutos de juego puede parecer extraña la manera en que la que se acercan los objetos del escenario, ya que da la impresión de venir en diagonal, no obstante es una sensación que desaparece en poco tiempo.

 

Race the Sun es un juego corto para terminar, pero que puede dar muchas horas si se desea exprimir, con reglas sencillas de aprender, pero difícil – divertido- de dominar, con retos suficientes para entretener y un diseño artístico exquisíto que, en conjunto a su BSO, hará disfrutable cada viaje hacía el sol, aunque sabemos que nunca llegaremos a nuestra meta.

, ,

3 Comentarios absurdos en “Race the Sun, el viaje de nunca acabar.”

Deja un comentario