¡Estamos en todas partes!

Mis ideas sueltas sobre: Crosscode.

La verdad no tengo ni idea de cómo empezar a hablar del Crosscode, no me sale nada con lo que plasmar un párrafo inicial que sirva como gancho introductorio sobre lo que pienso de este ARPG. Intenté comenzar con líneas como “Lea, la protagonista muda de Crosscode, no se puede comunicar con su entorno de manera fluida debido a…”, o “Los ARPG’s son un género de videojuegos con el cual comulgo bastante”. Es de esos bloqueos que te toman desprevenido, pero creo que mientras más escriba sin pensar mucho quizás al final quede algo interesante.

 

Es obvia la razón ultima de la existencia de un juego como el Crosscode, y es que se trata ante todo de una carta de amor abierta y sincera al subgénero de los Action Role Playing Games o ARPG’s. Sobre todo en su vertiente japonesa de 16 bits, el cual se puede jactar poseer exponentes de un pasado brillante como los videojuegos de la saga Secret Of Mana, La veterana saga de Ys, entre otros.

Crosscode es un ARPG muy especial, ya que logra amalgamar esa esencia clásica de épocas más risueñas en los videojuegos bajo un armazón robusto de mecánicas convencionales fuertemente influenciado de juegos como los Secret of Mana y traerlas a la ferviente actualidad del videojuego contemporáneo, incluso con el acertado uso de ciertos tópicos recurrentes en los tiempos que corren como la hyperconectividad del individuo moderno y sus efectos colaterales. (sigo bloqueado, perdónenme)…

 

 

Crosscode toma un poco de todos lados, como dije antes la principal influencia latente del juego son los Secret of Mana, se nota especialmente en la estructura de los menús y en la estética del mismo: Un trabajo de pixel art sobresaliente (sobre todo en las áreas “verdes” del juego) con unos enemigos más cercano a la fauna campestre de esos sitios fantásticos que a las típicas amenazas subyugantes e inconexas con el escenario en donde habitan. Pero no solo quedan allí las influencias más frontales, hay también algunas menos evidentes como la implementación de la acción directa y frenética de los combates más satisfactorios de los Ys’. Con una historia melancólica y unos puzzles que recuerdan al corazón de la experiencia Terranigma. Y hasta el tomar prestado la estructura de misiones secundarias y feeling de “MMO de un jugador” de los Xenoblade Chronicles. (Creo que voy mejorando).

 

 

Hay cosas que me sorprendieron gratamente del Crosscode, Los puzzles principalmente, tanto en mazmorras como en el mundo exterior están sumamente cuidados, con la salvedad de que algunos son más abstractos que otros en su resolución, pero que te dan esos momentos de “EUREKA” tan valiosos y gratificantes, que te hacen pensar a veces que estás jugando el calabozo de algún Zelda debido al nivel de secretos, interconexión y tema de cada uno de ellos. La banda sonora, sin ser un ejercicio de experticía musical trascendental, ha logrado conectar conmigo porque en el 99% de los casos ha sabido transmitirme lo que el juego ha querido. Aunque también es cierto en su música de que el factor nostálgico pega con fuerza usando mucho de las estructuras musicales e instrumentos de la época de 16-bits.

 

La estructura narrativa es bastante sencilla, la historia típica de personaje mudo sin memoria que intenta reconstruir su pasado, pero es un cuento que se las apaña para mantener el interés con giros argumentales bastante logrados. Hay incluso muchas bromas y autoconsciencia en forma de chistes que rompen la cuarta pared de manera muy sutil e inteligente al entramar una historia que se desarrolla en un juego dentro de un juego. Hay una conversación random en el que un NPC dice algo como “el Crossworld (el juego dentro del Crosscode) se ve muy bien, me recuerda a los juegos que jugaba de niño pero me echa para atrás que sea un MMO”, son diálogos de este tipo los que te hacen sobreponer la dificultad de la barrera del idioma (Un inglés coloquial, pero ingles al cabo) y te empuja a conocer más sobre los personajes y el lore del juego.

 

 

Ahora viene la parte menos agraciada de Crosscode, y es en mi opinión su estructura de MMO de un jugador, (no es que sea mala, que no lo es bajo ningún aspecto, cumple su función cabalmente) pero al menos a mí no me aporta nada de valor a estas altura de la vida el estar haciendo misiones del palo “recoge 5 pieles de conejo y 5 zanahorias congeladas”, ya que en el momento en el que estoy busco experiencias más concisas y menos de marear la perdiz. Ese es un punto crítico del Crosscode, a veces se nota como intenta alargar su duración de manera artificial al meternos misiones principales tan superfluas y desmotivadoras. Algo con lo que se diluye en demasía esas ganas locas de entrar a la próxima mazmorra para resolver más puzzles ingeniosos por venir. Yo hubiese sido partidario de una estructura más clásica de ir de punto A a punto B, hablar con tal y cual, moverse al próximo pueblo, calabozo, repetir, etc. Esto con el fin de hacer la experiencia general más compacta, con algún par más de calabozos bellamente construidos y menos misiones secundarias ni nada que huela a MMO de mentiras. Ojo, las misiones secundarias son totalmente opcionales y te las puedes saltar todas y cada una de ellas. Pero hay que juzgar las cosas por lo que son y no por lo que quisiéramos que fuesen.

 

Se nota que el Crosscode es el juego soñado de sus desarrolladores, un juego que ha estado por más de 2 años en el Early Access de Steam, y con más de 6 años de desarrollo desde las primeras builds del juego. Hay tanto mimo y mano artesanal en Crosscode que es difícil no comulgar con eso, pero es de esos casos en el que tanto contenido y pulitura quizás haya sido contraproducente con el producto final. Hace 2 o 3 años Crosscode hubiese sido un indie estelar y excitante, pero ahora se nota un poco fuera de lugar y perdido entre las montañas de indies actuales y solamente apetecible para aquellos dispuestos a dedicarle el tiempo necesario (las 40 horas de historia principal y el doble de horas para las misiones secundarias y contenido extra). Pero no por eso deja de ser un grandioso ARPG, de hecho el Crosscode me ha dejado un feel a recopilatorio de todos aquellos juegos que moldearon el género hasta nuestros días, Tomando las bases jugables que siempre han funcionado en ellos y mezclándolos con mecánicas actuales de manera muy acertada para empujar hacia adelante a los ARPG’s y su viabilidad como género de nicho en los tiempos por venir. (¿Ni tan mal, no?).

 

 

 

5
Leave a Reply

Please Login to comment
3 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
gegrmovaPeteteAyaxsoulgeno Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
geno
Editor

Recuerdo haberle dado a la demo en su día y no me esperaba que fuese a ser medianamente competente con los puzzles, así que bien ahí. Por otro lado, lo de coger malas costumbres de MMO me tira mucho para atrás

Petete
Admin

Llevo una semana llorándole a choco para volver a compartir la cuenta de steam, que no sabemos como, pero el jodio lo tiene day one. Que queréis que os diga, lo del jrpg meets mmorpg no me parece mal desde que jugué al xenoblade 1 (el bueno) en Wii. Bien llevado no cansa, y ayuda que el juego se convierta en un pozo de horas.

gegrmova
Editor

No español, no fiesta.

Petete
Admin

Siempre he creído que gegrmova era un nombre alemán ¿de qué te quejas?