Celeste y mis ideas sueltas sobre ella.

Celeste ha sido el gran bombazo indie en lo que va de este 2018, erigiéndose en el camino como el indie más destacado de la temporada. Ha llegado de la nada como el segundo videojuego oficial del creador del Towerfall Ascension y con su humilde propuesta ha sido recibido y aclamado tanto por jugadores como por crítica especializada, algunos incluso comparándolo con la santísima trinidad indie (Super Meat Boy, FEZ, Braid) y poniéndolo al nivel de los mismos.

 

Y no es para menos, Celeste es ante todo, un gran videojuego. Puede parecer un ejercicio tonto de remarcar lo obvio, pero es indispensable dejar esto en claro a las primeras de cambio; como en cualquier proyecto en el que están envuelto personas reales, el que dicha empresa llegue a buen puerto con la sensación de la satisfacción del trabajo realizado en todos los aspecto del proyecto es un logro en sí mismo, ya que, como es de esperarse hay miles de factores internos y externos que pueden incidir en el producto final y desviarlo de la bitácora prevista en un principio.

 

 

Planteo lo anterior desde la idea de que mientras más avanzas en el juego más se afirma ese pensamiento en ti de que todo en Celeste está en el lugar donde debería de estar y que todo funciona de la forma que debería de funcionar. Todo en Celeste fluye de manera orgánica y prístina, sin un ápice de duda en su propia capacidad para sorprender, sorpresas en forma de ideas novedosas que florecen con una naturalidad pasmosa en cada nueva pantalla. Es un juego que se sabe que se cuece a fuego lento y te obliga a bailar a su ritmo.

 

 

A diferencia de juegos de la misma estirpe como el Super Meat Boy o el 1001 Spikes, Celeste huye del masoquismo vacío y frustrante provocado por la gratuidad de los obstáculos imprevistos de último momento colocados para jugar con tu ira y retarte a un pique eterno con ese puto nivel que te tiene la puta vida podrida. Celeste no se regodea con tus muertes, de hecho, minimiza esas muertes como algo que tiene que ocurrir y que no debe de ser una circunstancia que te llene de ansiedad ya que es el precio que tienes que pagar para aprender a desenvolverte con Madeline a través de la montaña y sus peligros. La diferencia es que no hay ingratitud ni vicios ocultos en sus niveles. Casi todos los obstáculos y niveles son lo suficientemente legibles como para reaccionar acorde a ellos. De hecho casi todas mis muertes venían o de una lectura errónea del nivel en particular, o de una necesidad agobiante de querer ser más rápido que el mismo juego con secuencias de saltos y barridas demasiado automatizadas.

 

 

Como buen plataformas en 2D, Celeste va mostrando sus cartas de a poco; desde nuevos movimientos hasta elementos externos en los escenarios que modifican tus habilidades y que hacen que cada nuevo nivel sea una puesta en práctica de todo lo aprendido hasta ese momento, remarcando de manera muy íntima esa sensación de progresión y aprendizaje que nunca choca por desubicada o fuera de contexto. De hecho la primera vuelta del juego es una especie de largo tutorial a los retos que se vienen a continuación en forma de niveles desbloqueables, cada cual más complicado que el anterior o de plano con un nuevo capítulo que te tumba las ideas preconcebidas de lo que podías lograr con el salto, el dash y el agarre.

 

 

Celeste cuenta una historia íntima y humilde sobre la realización individual y de cómo tenemos que aprender a tratarnos mejor a nosotros mismos primero para luego intentar tratar bien a los demás, algo que a veces damos por sentado por esa idea de un yo monolítico e invariable a los cambios externos o de las acciones e inacciones que decidimos ante la velocidad de los retos que nos lanza la vida moderna. Pero a veces hay que interiorizar, tomar un respiro, cerrar los ojos e imaginarnos una pluma revoloteando en el viento. Celeste es un juego cándido y optimista, que a su vez emana un aura de nostalgia y melancolía. Es un videojuego de plataformas sobrio, elegante. Con un mensaje sencillo del que puedes aprender cosas sobre ti mismo si te lo permites, mientras te pasas un buen rato de honesta calidad jugandolo.

 

Deja un comentario

2 Comentarios en "Celeste y mis ideas sueltas sobre ella."

  Subscribe  
Notificación de:
Petete
Admin

Esto es tan suave que podría encontrarse perfectamente en la competencia mainstream. Ya puestos reparte besos, ayax.

Latest Comments

  • Minifrost
    En Shadowrun Returns Deluxe gratis en la Humble Store por tiempo limitado
    minifrost dice:
    habiendo varios latinos entre el staff me sorprende que sea noticia que un juego de PC este gratis x...
  • Geno
    En Xenonauts 2 tiene Kickstarter y demo
    geno dice:
    Pues no uses el Galaxy, que no pasa nada....
  • Geno
    En Por fin, el crossplay entre One y Switch llega a Minecraft
    geno dice:
    Qué torrido es esto. He tenido que buscar el logo a ver si era YouTube o PornHub...
  • Petete
    En Shadowrun Returns Deluxe gratis en la Humble Store por tiempo limitado
    Petete dice:
    Creo que este es el quinto shadowrun que me llevo gratis pa la buchaca....
  • Petete
    En La gente se flipa con el tamaño del escenario de AC: Odyssey
    Petete dice:
    Pero en el real no puedes hacer ni las cosas más básicas, como matar. Incluso en USA eligen entorn...
Yes No